Condilomas

1.-¿Qué son los condilomas anales?

Los condilomas anales (también llamados condilomas acuminados) constituyen un problema muy molesto y relativamente frecuente, que generalmente se localiza en la región perianal, aunque también puede afectar al área genital. Aparecen como una pequeña mancha cutánea del tamaño de la cabeza de un alfiler, que posteriormente va aumentando de tamaño y espesor. Generalmente no causan dolor ni disconfort a los pacientes afectados, por lo que suelen pasar desapercibidos durante mucho tiempo.

2.-¿Cuál es la causa de los condilomas anales?

Se piensa que están causados por el virus del papiloma humano. Este virus es bastante contagioso, y se transmite de persona a persona, casi siempre por contacto directo.

3.-¿Es necesario extirpar los condilomas anales?

Si. Si los condilomas no son resecados, continúan creciendo en tamaño y número, hasta llegar a ser muy numerosos. Además, se sabe que si no son tratados durante mucho tiempo, pueden acabar degenerando en lesiones cancerosas.

4.-¿De qué opciones  de tratamiento disponemos?

Si los condilomas son muy pequeños y están localizados sólo en la piel de la región perianal, son susceptibles de tratamiento médico, que se aplica directamente sobre la superficie de los condilomas. Pese a la aparente simplicidad de este tratamiento, es recomendable que sea realizado con cuidado y precisión por un médico con experiencia en el manejo de este problema, para evitar lesiones en la piel que rodea a los condilomas. Generalmente es necesario someter al paciente a varias sesiones a lo largo de varias semanas para conseguir la resolución del problema.

Existe la posibilidad de eliminar los condilomas más rápidamente con un cauterizador eléctrico, un bisturí eléctrico o una combinación de ambos. También se pueden tratar mediante cirugía por láser, pero esta técnica no aporta ninguna ventaja respecto al resto de modalidades de tratamiento. Estos tratamientos proporcionan resultados inmediatos, pero requieren anestesia que puede ser local, general o raquídea, en función del número y de la localización de los condilomas que deseemos tratar.

Los condilomas situados en el interior del canal anal no son susceptibles de tratamiento médico tópico, requiriendo la mayoría cauterización o resección quirúrgica.

5.-¿Cuánto tiempo hay que estar de baja laboral tras un tratamiento de cauterización?

Depende de la situación de cada paciente y de la extensión de las lesiones. La mayoría de la gente presenta molestias leves durante el día posterior al tratamiento, requiriendo analgesia. Algunas personas se incorporan al trabajo al día siguiente, pero otras necesitan estar varios días de baja.

6.-¿Es sencillo erradicar este problema?

No en la mayoría de los casos. Incluso con un tratamiento cauterizador o quirúrgico, sólo se destruyen los condilomas que existen en ese momento; muchos pacientes desarrollan nuevos condilomas después del tratamiento. Esto se debe a que los virus causantes de los condilomas pueden haber infectado ya tejidos que aún no han desarrollado la lesión, por lo que tienen un aspecto normal; no se trata de recurrencias de lesiones ya tratadas, sino del desarrollo de virus que ya estaban presentes en los tejidos.

Los nuevos condilomas que van surgiendo se pueden tratar en la propia consulta del médico, mediante un tratamiento químico o un cauterizador eléctrico. Estas técnicas se aplican con un intervalo de varias semanas inicialmente, pudiendo posteriormente prolongar el intervalo ya que los condilomas serán cada vez más pequeños y menos numerosos.

A veces el desarrollo de los condilomas es más acelerado de lo normal y la consulta médica no es el lugar más adecuado para aplicar el tratamiento; en estos casos el paciente debe someterse a un segundo, y en ocasiones a un tercer procedimiento quirúrgico

7.-¿Durante cuánto tiempo hay que realizar controles médicos?

Hay que realizar un seguimiento médico durante varios meses tras el tratamiento del último condiloma, para estar seguros de que no quedan más virus en las células de la piel, que puedan dar lugar a nuevas lesiones.

8.-¿Qué medidas debemos adoptar para evitar recurrencias y reinfecciones?

En algunos casos, los condilomas pueden recurrir repetidamente a pesar de un correcto tratamiento. Para evitar las recurrencias y las reinfecciones debemos seguir las siguientes recomendaciones:

El continuar con  los controles médicos durante los meses posteriores a la detección y tratamiento del último de los condilomas aumenta las posibilidades de haber erradicado tanto las lesiones cutáneas visibles como las invisibles.

Evitar tener relaciones sexuales con personas que padezcan condilomas anales o genitales. Dado que muchos pacientes pueden no ser conscientes de que padecen este problema, es recomendable evitar la promiscuidad sexual para limitar la exposición a potenciales fuentes de contagio, así como descartar la presencia de lesiones en la pareja sexual.

9.-¿Quiénes son los cirujanos colorrectales?

Los cirujanos colorrectales son expertos en el tratamiento quirúrgico y no quirúrgico de las enfermedades que afectan a colon y recto. Este tipo de profesionales se han especializado en la patología de colon y recto tras finalizar su formación como especialistas en Cirugía General y del Aparato Digestivo. Tratan enfermedades benignas y malignas, realizan estudios para la detección precoz de determinadas enfermedades y ejecutan el tratamiento quirúrgico cuando éste está indicado.