Retroperitoneo

El retroperitoneo o espacio retroperitoneal, bien definido anatómicamente pero carente de estructuras que delimiten el crecimiento de posibles tumores que en él se desarrollen, contiene órganos sólidos, grandes y pequeños vasos, nervios, así como tejidos blandos, que pueden ser el origen de distintos procesos neoplásicos de partes blandas.

La mayoría de los tumores retroperitoneales primarios son malignos (Casi siempre liposarcomas) pero pueden existir también benignos como los Lipomas En las dos últimas décadas, los importantes avances incorporados en cirugía , permiten extirpar en su totalidad este tipo de tumores  con la consiguiente mejora en la supervivencia .

El retroperitoneo es un espacio limitado por el repliegue del peritoneo en su porción anterior, por la pared abdominal en el plano posterior, por la duodécimo costilla en la parte superior, y por el sacro y la cresta iliaca en la porción inferior. Algunos órganos como los riñones, uréteres y suprarrenales están dentro de este espacio.

Los síntomas de estos tumores son escasos y suelen aparecer cuando están muy avanzados y producen compresión o desplazamiento de los órganos vecinos

El liposarcoma es el tumor maligno retroperitoneal más frecuente y está entre los sarcomas más comunes en todas las localizaciones (25-35%).

Los tumores retroperitoneales son de gran tamaño y este hecho por sí solo puede hacer sospechar malignidad

No hay que descartar que  se produzcan metástasis (afectación a distancia de otro tumor maligno)  en el retroperitoneo como puede ocurrir con los seminomas (Tumor maligno testicular)

Los medios diagnosticos usados  son: TAC helicoidal o Scanner, Resonancia magnetica y angio resonancia. Estas pruebas facilitan el diagnóstico de la lesión así como sus conexiones vasculares.

En la actualidad, gracias a los avances quirúrgicos, se pueden extirpar tumores retroperitoneales que hace unos años se consideraban inextirpables con el consiguiente avance en la supervivencia de estos pacientes.